Guatemala, EFE La Unión Europea anunció hoy que invertirá 4 millones de euros (unos 4,3 millones de dólares) para contrarrestar los efectos del fenómeno El Niño

La UE invierte 4,3 millones de dólares en Guatemala para mitigar a El Niño

 Mar, 07 Feb 2017   General Gestion Riesgos

"La Unión Europea tiene un compromiso firme con Guatemala en la lucha contra el hambre y la desnutrición. Para nosotros es urgente apoyar a las familias del corredor seco que están sufriendo las consecuencias de las constantes sequías", declaró el embajador de la Unión Europea en Guatemala, Stefano Gatto.

Sus declaraciones tuvieron lugar esta tarde durante el anuncio de la donación, que será destinada a apoyar a agricultores de subsistencia y jornaleros a través de la gestión de riesgos, asistencia alimentaria, fortalecimiento de la resiliencia y otros aspectos, ejecutados por el Programa Mundial de Alimentos (PMA).

El proyecto, conocido con el nombre Acción Pro-resiliencia (PRO-ACT), asistirá a 3.000 familias de agricultores (unas 14.000 personas) de cuatro municipios de los departamentos de Zacapa y El Progreso, y se enfocará en cuatro cuencas hidrográficas.

Para llevar a cabo estas actividades, el PMA colaborará con entidades gubernamentales como el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación (Maga) y la Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional (Sesan).

Precisamente para dar muestra de las condiciones precarias de esos dos departamentos, el gobernador de Zacapa, Salvador Cordón, dijo que en su provincia apenas cayeron 210 milímetros de agua durante todo 2016, y el de El Progreso, Otoniel Moreno, destacó que es allí donde la tasa de productividad y niños con hambre son altas.

El representante del PMA, Mario Touchette, reconoció que el país es uno de los más vulnerables del mundo que, por las condiciones climáticas adversas, ha sufrido las peores consecuencias, por lo que este programa busca contribuir a rehabilitar los ecosistemas degradados y mejorar la productividad de la tierra para reducir la vulnerabilidad.

Este aporte de 4 millones de euros se une a los 80 millones (86,3 millones de dólares) que la Unión Europea ha previsto invertir en Guatemala de 2016-2020 para apoyar al país en la implementación de políticas públicas que acaben con las causas estructurales que provocan el hambre.

"Este compromiso se ha renovado constantemente desde hace más de 20 años cuando se apoyaba a poblaciones que padecía hambre a causa del conflicto armado interno", que sometió al país durante 36 años (1960-1996), agregó Gatto.

La Unión Europea apoyará a otros países con poblaciones vulnerables dentro del Corredor Seco Centroamericano en el marco de un proyecto regional que cuenta con una inversión de 10 millones de euros (10,7 millones de dólares), del cual forma parte la iniciativa anunciada este viernes.

El Corredor Seco Centroamericano, en particular en Honduras, Guatemala y El Salvador, es una de las zonas más vulnerables del mundo por las inestables condiciones meteorológicas y durante años ha encadenado grandes periodos desfavorables.

Desde 2012, las lluvias se resisten en Centroamérica y la sequía ha echado a perder las cosechas en 2013, 2014, 2015 y 2016, siendo responsable de la pérdida de entre el 70 % y el 80 % de la producción de maíz y fríjol, la dieta de las familias de esa región.

De los 16,2 millones de personas que viven en Guatemala, el 59,3 % lo hace en la pobreza y el 23,4 % en la extrema pobreza, según cifras oficiales, que ubican además al país en el puesto 128 de 188 en cuánto al Índice de Desarrollo Humano, con un índice de Gini de 59 sobre 100.

La desnutrición crónica, una de las consecuencias de esta situación, afecta a casi la mitad de los niños menores de 5 años, aunque la cifra se dispara en algunas comunidades rurales e indígenas del interior del país, las más damnificadas.


 Guatemala, EFE